Poderoso Caballero es Don Dinero

Don Dinero 02

PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO

“Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.”

Francisco de Quevedo
Escritor español
1580 – 1645

 

Hoy en día muchas de las marcas de empresas y productos con la cuales crecimos e identificábamos como parte de nuestra cultura nacional, pertenecen a grupos empresariales extranjeros los cuales trasladan gran parte de sus utilidades a los países a los cuales pertenecen, ya que detrás de las grandes compañías existen familias o grupos sociales que desean, como todos, tener mejores oportunidades en la región en la cual ellos se desarrollan. Por eso gran parte de nuestro dinero va a países como China, Francia, España, Alemania o Estados unidos, por nombrar solo algunos.

Pero en este crecimiento global, orientado únicamente hacia el dinero como objetivo de la riqueza, y con la mirada centrada en mejorar únicamente el entorno inmediato de los dueños o accionistas de las empresas, se alteró el balance de las relaciones de compraventa locales y regionales.

don dinero01Por ejemplo, las grandes industrias de todo el mundo trasladaron sus factorías a la lejana China buscando una mayor rentabilidad en el precio final de sus productos, pero olvidaron que en esa ecuación aquellos que trabajaban en las empresas que cerraron en los países donde nacieron eran también, irónicamente, sus principales consumidores. Esto lleva a que si bien un pequeño grupo social mejora su situación – los dueños de las empresas – otro grupo social la desmejora – los empleados que quedaron cesantes-. Pero lo paradójico es que, al final, aun los primeros también desmejoraran sus condiciones, pues al dejar sin empleo o ingresos a otros grupos sociales, también están quedándose sin clientes a largo -o mediano- plazo.

¿Cómo podemos establecer unas nuevas relaciones sociales partiendo de este nuevo modelo que nos ha legado la globalización? Un opción, lógica, es disminuir el consumo, lo cual a corto y mediano plazo llevará a las empresas a replantear sus objetivos de crecimiento desmesurado y a invertir en sus clientes. Otra es comprar a pequeños productores locales, para mantener las industrias que aun generan puestos de trabajo en nuestras regiones.

Pero, he aquí la pregunta: ¿Qué hacemos con los millones de desempleados que existen actualmente? Se abre la discusión.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>